¿Qué estudiar?

Fotos

Es la pregunta que muchos se están haciendo en estos días de principio de año y como es tradicional en nuestro medio latino, hacemos cualquier cantidad de promesas de lo que vamos a hacer en el nuevo año. Que bajar de peso, que hacer ejercicio, que ahorrar, que cambiar de casa, de carro, de pareja, de país, de ropa, de amigos, de apariencia, en fin, la lista sería interminable. Y entre esas listas encontramos una pregunta bien difícil de responder: ¿Qué estudiar? Es más ¿Qué hacer? En todos mis libros siempre escribo de lo que han escrito miles de mis compañeros escritores desde hace siglos. Uno debe hacer y estudiar lo que realmente le agrada, no lo que nos “sugieren” nuestros “seres queridos” ya que, cuantos hay que se dedican a estudiar o hacer algo que realmente les molesta ya sea porque el oficio o la profesión es muy rentable o porque es tradición familiar.

Permítame hacerle una pregunta, la cual espero conteste con toda sinceridad: Si usted tuviera su futuro económicamente asegurado, ¿A qué se dedicaría? Ahora no me vaya a decir que se echaría a dormir el resto de sus días, ¡casos se ven! Me refiero a que actividad realizaría el resto de su vida. ¿Qué estaría dispuesto a hacer así no obtuviera una retribución económica por ello? Cuando encuentre la respuesta a estas preguntas, habrá encontrado que hacer en el nuevo año y por supuesto que estudiar. No ha de faltar la persona que piense que no puede dejar de hacer lo que está haciendo porque entones ¿de qué va a vivir? Al respecto permítame hacerle otra pregunta ¿Qué lo hace a usted feliz? Recuerde que el objetivo número uno del ser humano es ser feliz. El cuento aquel que uno debe amar lo que hace no es del todo cierto, porque muchas veces, por alguna razón, nos toca hacer algo y no necesariamente disfrutamos de esa actividad.

Ahora bien, no le estoy diciendo que deje de hacer inmediatamente lo que está haciendo  (aunque sería lo ideal) y que le genera malestar, inconformidad, serios dolores de cabeza y no se cuantas cosas más desagradables. Lo que quiero decirle, es que comience a evaluar el oficio o profesión que actualmente está realizando y pregúntese si eso es lo que quiere hacer el resto de su vida y si lo que está haciendo lo lleva al lugar donde quiere ir y a hacer realidad sus sueños. Recuerde que el que no sabe para dónde va, ya llegó. Yo no sé cuál sea su edad, su preparación académica, si la tiene o no la tiene, cual sea su situación económica, si es muy rico o vive en la indigencia de la extrema pobreza económica ya que soy de las personas que piensa que no existen seres humanos pobres, lo que hay es seres humanos iliquidos, o sino pregúntele a las aseguradoras, las cuales le aseguran a usted hasta el dedo gordo del pie izquierdo por la cantidad de dinero que usted quiera y ni que hablar del trafico de órganos pues casos se han visto que hay personas que están dispuestas a pagar cualquier cantidad de dinero por un riñón o por cualquier otra parte del cuerpo que sea trasplantable.

Yo no sé cuál sea su realidad, como estoy seguro que usted tampoco ni siquiera se imagina la mía. Lo que sí le puedo decir con conocimiento de causa es que, independientemente y por difícil que sea su situación, usted puede mejorar y hacer realidad sus sueños. Yo no sé cuál sea su Dios, si le cree a Él o si cree en Él, afortunadamente Él si cree en usted. Cuando llegamos a este plano de la existencia todos, sin excepción, vinimos con una misión para cumplir y debemos cumplirla al pie de la letra.

Algunos fuimos afortunados en saber cuál era nuestra misión así haya sido en la vejez como fue mi caso que comencé a escribir ahora viejo. Otros fueron mucho más afortunados que yo y desde niños comenzaron a hacer aquello para lo cual vinieron a este planeta. Es necesario y yo diría que indispensable, mire hacia el horizonte y comience a visualizar el lugar donde quiere llegar, luego siga los pasos de las personas que ya lograron llegar a ese lugar, aprenda de ellas, iguálelas y supérelas. Estoy seguro que antes que usted, ya muchos han logrado lo que usted quiere lograr, es cuestión entonces de tomar la decisión y ponerse en acción. Recuerde que las cosas no hay que esperar que sucedan sino hacer que sucedan. ¿Cuál es el mejor momento de un enfermo? Cuando entra en crisis, o se alivia o se muere y algo que debe tener en cuenta es que muchas veces las crisis hay que generarlas, ya que puede pasar como el perro aquel que estaba echado en la punta de un clavo, le dolía lo suficiente para lamentarse pero no para pararse y buscar un mejor lugar donde estar.

Y es que a veces nos acostumbramos a sobrevivir, a nuestra zona de confort, a vivir con lo poco o lo mucho que tenemos. Dirá usted: si tengo todo lo que el dinero puede comprar ¿Qué más le puedo pedir a la vida? Eso si no lo sé, solo que permítame con todo respeto hacerle otra pregunta: ¿Cuándo usted muera, lo recordaran con amor y agradecimiento o con resentimiento y quizás con odio? Si piensa que lo recordaran con amor y agradecimiento por todo lo que ha hecho por el planeta y los que en él vivimos ¡felicitaciones! Es el momento entonces de redoblar esfuerzos  para que más personas lo extrañen cuando muera. Si piensa que morirse sería un alivio para muchos y que el mundo estaría mejor sin usted ¡grave! Es el momento entonces de cambiar de actitud y de accionar y aprovechar al máximo esos segundos, minutos, horas, días, semanas, meses o años que le quedan de vida y hacer algo para cambiar esa desastrosa imagen que se tiene de usted. Ahora bien, no ha de faltar el fanático que diga que lo que quiere es hacer sufrir a sus semejantes como lo han hecho sufrir a él.  Lo cual también es muy respetable ya que cada cual hace de su vida y la de los demás un cielo o un infierno. Si usted es de los que disfruta nadando contra la corriente y haciendo mucho daño, le recuerdo que su final será bien triste y pasara a la historia como millones de seres humanos que no trascendieron y son modelos a seguir, sino que descendieron y que son recordados con mucho odio. Espero que usted no sea un robot que puede ser programado para que haga determinadas cosas buenas o malas y que es una persona medianamente inteligente para tomar la decisión de hacer de su vida y la de sus semejantes algo digno de vivir y de recordar.

En el año 2016 y posteriores, usted cosechara lo que haya sembrado en los años anteriores. Como decía el científico Albert Einstein “Es de tontos esperar resultados diferentes y seguir haciendo lo mismo” Los cambios no son fáciles, nada que valga la pena lo es y los grandes cambios no ocurren de la noche a la mañana. Por lo general siempre hay una causa que se gesta por algún tiempo para que se produzca un efecto. Infortunadamente muchas veces cuando se produce ese efecto no lo hace de la mejor manera.

¿Qué estudiar entonces? Como puede apreciar en la página web www.uvirtual.co hay muchos estudios que usted puede realizar en forma presencial o virtual y más de 300 cursos gratuitos gracias a la alianza estratégica que se tiene con la Fundación Biia Lab. Sin temor a equivocarme pienso que ya no hay excusas válidas para no estudiar lo que uno quiera en cualquier academia del planeta gracias a Internet. Estamos en un mundo globalizado donde las fronteras físicas y tecnológicas han ido desapareciendo y llegará el día que no exista ninguna.

Finalmente quiero desearle un feliz año nuevo en compañía de sus seres queridos y dejarle una tarea: hoy y siempre que se encuentre con uno de ellosabrácelo sin decir absolutamente nada, vera la curiosa reacción de ellos y lo bien que usted se sentirá.

Un abrazo 🙂

Onofre Restrepo

www.uvirtual.co
www.amazon.com/author/onofre
https://www.facebook.com/uvirtual.co/
www.enpijamacondios.com

Fuente: https://onofrerestrepo.blogspot.com/2016/01/que-estudiar.html

Sobre En Pijama Con Dios 10 Artículos
Estación virtual de radio católica

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*