Tomémonos un tinto papá y seamos amigos.

Seguramente hemos escuchado aquella tradicional frase que hace referencia a uno de los productos que nos hacen marcar la diferencia en el mundo: “Tomémonos un tinto y seamos amigos”. En nuestra patria productora de café en varias regiones; precisamente en nuestra tierra paisa cobra gran auge el tomar café.

¿Qué le ofrezco? ¿Un cafecito? ¿Un tintico?

Fusionamos esa expresión porque hace parte de un muy buen motivo de una excelente atención… ¡Gracias! Le quedó muy bueno el tintico…

Se convierte pues este en un gran aliciente para hacernos más familiares, más amigos, más acogidos, hoy, en la presencia del Señor y ante la exaltación del día del padre, que bueno pensar y compartir un tintico con papá, querido padre, tomémonos un tinto y seamos amigos. Tus hijos agradecemos tu existencia. Vale la pena recordar el tinto que degustamos, la exquisitez del tintico que tu constancia y entrega por el proyecto de la familia se ha consolidado. Gracias por estar papá y significar en el camino de la vida.

Hoy nos tomamos un tintico muy especial con el deseo de que juntos papá, sanemos heridas, historias, fracasos, rencores, malestares.

Que bueno, al llegar del trabajo e incluso en la mañana al salir de casa, el tintico que gloria a Dios consumimos y nos calienta el alma. Qué bueno, que al caer la tarde y luego de una jornada laboral, ya sin temores, sin tensiones, sentados en una cómoda silla, tomar tinto y pensar en algo bueno sin mirar hacia atrás con tristeza sino con la felicidad de haber construido de tu parte lo mejor.

Qué bueno un tinto, cómplice perfecto para estar en casa, sonreír, contar historias, liberarnos de cargos de conciencia, hacer memoria y para descansar. “Es mentira que el tinto desvela”. Es el corazón, la mente y el alma, las que necesitan el calor del tintico para salir del desvelo. Por eso papá, te invito a que con los tuyos te encuentres, dialogues en la compañía de un buen café y Vivamos momentos de comunión en familia.

Elementos que componen un buen tinto:

EL POCILLO: Donde nos encontramos con papá. Evoca la presencia del amor que arropa.

EL AZUCAR: Dios padre es dulce, ama, sana y perdona.

CAFÉ: Trabajo incansable de aquel campesino que puso lo mejor de sí para que el tintico sea una bendición.

MEZCLADOR (cuchara): Significa aquello que permite unir al mezclar, pero también separar.

AGUA: Es la limpieza, la pureza. Papá, gracias por limpiar las lágrimas del alma.

Preparemos con papá el mejor tinto y con él seamos amigos.

¡FELIZ DIA PAPÁ!

Bendición y abrazo.

PWilmargc.

Deja un comentario